Noticias - 10 Mayo 2018
Cuatro años de existencia

Reflexiones internas.

Por: Equipo editorial Nemugun Kine.

 

Hemos querido hacer un alto para reflexionar el recorrido de nuestra revista a la fecha, considerando que el marco referencial de esta comunicación representa el propósito por adscribir un sistema de rendición de cuentas, que contribuye a los estándares de transparencia que requiere con urgencia, toda la institucionalidad pública del país y por añadidura nosotros los kinesiólogos.

Al revisar la continuidad de los años de existencia de REEM, alcanzamos un balance de cuatro volúmenes con 8 números ya publicados, observamos que se encuentran disponibles con acceso libre: 27 artículos originales, de 76 autores, provenientes de 38 unidades o programas de diferentes orígenes académicos y profesionales, lo que ha permitido acoger de manera pluralista la generación de conocimientos que se orienta para optimizar la calidad de vida y las capacidades funcionales de la población, evitando intencionadamente la endogamia y estimulando el mérito inclusivo de todos los que desean aceptar el desafío.

Vaya a cada uno de los distinguidos autores y sus instituciones participantes, nuestros más sentidos reconocimientos por el envío de sus trabajos. Pero junto con ello, también un tributo a todos los que desde el anonimato se hacen presentes en cada número sin pedir nada a cambio, son parte de una historia re-conocida en Chile.

También es hora de autocrítica y a la vez pertinente reflexión considerar que el objetivo inicialmente planificado de tener una producción de conocimientos multi-sistémicos, es decir, generar información disciplinar y profesional desde los aspectos moleculares hasta los sociales, se enfrente hoy con la siempre porfiada realidad de que en nuestras carencias no hemos sido capaces de desarrollar tales servicios. Y una vez más y como ya lo predijera visionariamente Helen Hislop, sea necesario reconocer que la generación de saberes se mueve fundamentalmente solo entre los niveles de sistema y persona.

Tal constatación preocupa, porque habla de la baja producción de conocimiento en líneas de trabajo más bien referidas a las ciencias que buscan posibles mecanismos explicativos del movimiento humano, así en aquellos niveles donde la dependencia de la tecnología condiciona y determina menores grados de libertad disciplinar, también se suma y opera la necesidad apremiante de los investigadores por alcanzar sus compromisos de gestión draconeano-prusiana o tal vez mejor contextualizada con el empleador.

No menos libres se encuentran las temáticas socio-históricas que por mucho tiempo han sido o se han dejado al margen de nuestras preocupaciones académicas, las cuales a las agregadas dificultades que impone la carencia de eligibilidad patrocinante de tales proyectos, se les agrega la comprensión ingenua y míope, de que estos saberes tienen un carácter de menor rigor científico.

Ambos extremos del modelo estructural de interpretación sistémica, necesitan revitalizarse y aceptar que son terrenos de baja producción per se, no obstante, en su aporte absolutamente imprescindibles para mejor comprender la trascendencia del situs y el estatus de la disciplina y la profesión.

Sin la persistencia en la búsqueda de estos desafíos, no se provocarán ni los alisios ni menos los monzones que impulsen el desarrollo de la generación de conocimiento propio, en un rumbo trazado por la Kinesiología Chilena, que al menos permite un origen con andar epistemológico situado.

Por otra parte en lo pragmático y no menos demandante de análisis transparente, es la condición de mantenerse como una revista gratuita en su construcción. Esta obstinación ancestral nos ha impulsado y traído esfuerzos fatigantes que de no ser por “los y las” mecenas, “las y los” héroes y “las y los” tozudos, hace un buen rato que habríamos claudicado. Sin embargo, la noticia a la fecha es que estos especímenes existen, son y seguirán existiendo siempre que se incuben sueños.

Con este espectro de claridad que hace de preámbulo, podemos señalar que se contribuye efectivamente al desarrollo de la Kinesiología Chilena, destacando esa particularidad que tiene la racionalidad práctica y reflexiva de los kinesiólogos, que los insta a mejorar sus aportes y luchar por democratizar la búsqueda de la verdad, con cargo a los estudiosos del movimiento humano que están al sur del mundo.

En este nuevo año para la difusión del conocimiento, realizaremos cambios, porque también ellos son necesarios para reforzar la consecuencia de la visión que sostenemos... Solo nos resta agradecer infinitamente a todos los que alimentan este anhelo de autonomía y fraternidad que busca tener la Facultad de ser.

Sin más, solo informarles que hemos recibido visitas desde distintos puntos del planeta:

Que las visitas de la página se distribuyen en las distintas secciones de la revista, alcanzando ya más de 10.000 navegantes interesados.

Y que los canales principales de acceso se configuran por:

En definitiva, insistir que REEM es de todos los estudiosos del movimiento que desean contribuir al noble propósito de hacer crecer lo que somos y hacemos para nuestra irremplazable forma de ver el mundo.

Fraternalmente REEM, gentileza de nemugunKINE®.